Hay mucho más sentido común en el refranero que en la mayoría de las frases impostadas e importadas que hemos incorporado en el management “moderno”. Nos hemos acostumbrado a perogrulladas que intentan esconder o maquillar la realidad o el mensaje. El lenguaje utilizado condiciona el éxito y destino de Equipos y organizaciones.

Seguir leyendo