Propietarios, accionistas, directivos, ejecutivos, mandos intermedios, “curritos” de a pie, colaboradores externos, Clientes internos y externos. Con las aportaciones de todos, con la suma de sus acciones y omisiones, se acaba formando la Cultura de una organización. Del mismo modo pueden debilitarla, o incluso destruirla.

Seguir leyendo