Luis Castellanos

Proyectos y Operaciones sólo posibles con Personas y Equipos

Mejor si eres original y auténtico

Hoy una reflexión sobre la curación de contenidos.  Cada vez es más común ver cómo se utiliza contenido ajeno (a ver cómo decirlo suavemente) muy “descuidada” y desconsiderada.  Hay infinidad de herramientas que ya trabajan por nosotros y nos proponen contenido interesante y brillante.  Hagamos un uso adecuado y respetuoso del mismo.

El uso que le damos a esos contenidos debería de ir dirigido a aportar valor, bien compartiéndolo, bien generando debate.  Filtrar, elegir, comentar…  es lícito.  Sin embargo, os pongo un ejemplo:

Reinterpretando a Maslow, collage, ©LC,2019

En la imagen reúno capturas de varios tuits de procedencia y autores diversos, donde con mayor o menor éxito se repite una idea que en su día fue original: “revisar” de forma cómica la famosa “Pirámide de necesidades de Maslow añadiendo nuevas necesidades básicas un poco “techies” (acceso a la Red, WiFi, o carga para la batería de nuestros dispositivos móviles).

Estos perfiles repitieron e imitaron gráficos e imágenes similares, y lo hicieron en el plazo de unas pocas semanas.  Si hacéis una sencilla búsqueda podréis encontrar versiones en varios idiomas e infografías más o menos trabajadas.

¿Quién fue el primero? ¿Por qué nadie cita a nadie?  Esto no es recomendar. No se está compartiendo algo que nos haya llamado la atención o que nos haya parecido ingenioso, sino que nos lo atribuimos como propio.  ¿Qué valor se aporta?  ¿Afán de aparentar ser brillantes, originales o disruptivos?

Yo creo que estas cosas ya “no cuelan”.  Este proceder “empobrece” y no convierte a nadie en gurú.  Gurús hay muy pocos (en mi escalera, somos ya varios), y lo realmente diferenciador es la autenticidad, la responsabilidad, la capacidad y la humildad para aprender de los que son mejores o más listos, y además, reconocerlos, o por lo menos, citarlos.

Copiar y pegar está feo.  Nadie se libra. ¿Te ha sucedido alguna vez?  ¿Crees que cada vez es más frecuente?  ¿Tienes algún ejemplo flagrante?

Interiorizar, compartir, proponer y debatir:  soy un recién llegado a este mundo, pero ésa creo que debe de ser la actitud.

No eres Batman, ©LC,2019

Échale un vistazo a mi entrada más comentada.  ¿Ya la leíste?

4 Comentarios

  1. Mencionar la fuente y comentar, es quizás lo correcto… Mencionas a quien ha gastado su tiempo en crear, le das valor a tu audiencia, opinas, debates, etc

    La cuestión es que diferencia hay entre “espinear” ideas, hacer un refrito de ideas, inspirarse en ideas, copiar/pegar ideas, comprar ideas

    • Luis

      9 enero 2019 at 22:32

      En mi opinión, la diferencia está en el valor añadido, pero no el que tú crees dar (con tu mejor criterio y tus mejores intenciones), sino el valor añadido PERCIBIDO por aquellos que te leen. Eso y coherencia en tus mensajes, en tus publicaciones, en tus opiniones. Muchas gracias, Javier por tu comentario. Un saludo y hasta pronto!

  2. El nombrar o citar al autor, en mi opinión, da valor a los comentarios o ideas que puedas comunicar. Coincido con lo que expones.

    • Luis

      9 enero 2019 at 22:34

      Exacto Ángel. Da valor a lo que comunicas y abre la posibilidad de debatir, contrastar, y enriquecer. Un abrazo, y gracias por tu apunte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *